Prueba cancer de mama Corpogen

Medicamentos para prevenir cáncer de mama

Muchos medicamentos nuevos y potentes para prevenir el cáncer de mama han estado disponibles en los últimos 20 años. Sorprendentemente, muchas mujeres -incluso las que están en alto riesgo de contraer la enfermedad- no están aprovechando estos medicamentos.

Medicamentos como el tamoxifeno (Nolvadex), el raloxifeno (Evista) y el exemestano (Aromasin) pueden reducir las probabilidades de desarrollar cáncer de mama para muchas mujeres en riesgo. «Se ha demostrado que estos medicamentos previenen la aparición de cánceres de mama invasivos y preinvasivos», dice el Dr. Paul Goss, director de investigación del cáncer de mama del Centro Oncológico del Hospital General de Massachusetts.

«No es sólo el cáncer lo que se previene», dice el Dr. Goss. «Es precancer y mamografías anormales. Eso lleva a menos biopsias. Hay muchos beneficios derivados».

EL MIEDO MANTIENE EL USO BAJO

A pesar de estos beneficios, la gran mayoría de las mujeres que son elegibles para tomar medicamentos para la prevención del cáncer de mama han evitado tomarlos. Parte de la renuencia de las mujeres a usar estos medicamentos, y de la renuencia de sus médicos a recetarlos, se debe a la preocupación por los efectos secundarios como los coágulos de sangre y un mayor riesgo de cáncer uterino.

El Dr. Goss dice que, a diferencia de los efectos secundarios de los medicamentos para reducir la presión arterial o el colesterol, los riesgos de los medicamentos para la prevención del cáncer de mama son más difíciles de justificar porque los beneficios de los medicamentos no son tan obvios.

Cuando se le muestra a un paciente que su presión sanguínea hoy en día es más baja de lo que era, es una imagen de triunfo». Es por eso que el paciente está aguantando los efectos secundarios. Creo que esa es la razón más grande por la que la prevención del cáncer de mama no ha prevalecido», dice.

Sin embargo, dice, estos medicamentos tienen un largo historial de seguridad y efectividad, porque los investigadores los estudiaron en mujeres con cáncer de mama mucho antes de que los consideraran para la prevención del cáncer. «Decenas de miles de mujeres han tomado estos medicamentos en todo el mundo, así que los perfiles de efectos secundarios están muy bien definidos.»

Actualmente, se recomiendan tres medicamentos en dos clases para la prevención del cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas: dos moduladores selectivos de receptores de estrógeno (SERM) -tamoxifeno (Nolvadex) y raloxifeno (Evista)- y el inhibidor de la aromatasa exemestano (Aromasin). Los tres medicamentos funcionan en el tipo más común de cáncer de mama.

QUIÉN DEBE TOMAR ESTOS MEDICAMENTOS

Ciertas mujeres que tienen un riesgo muy alto de cáncer de mama deben ser consideradas para recibir medicamentos preventivos. Éstas incluyen a las mujeres con:
una mutación hereditaria del gen BRCA

Antecedentes de radiación en el pecho a causa de otro cáncer (como la enfermedad de Hodgkin o el linfoma no Hodgkin).

antecedentes personales de cáncer de mama.

una biopsia de mama anterior que mostró hiperplasia ductal atípica o carcinoma lobular in situ: afecciones precancerosas que aumentan el riesgo de cáncer de mama invasivo.

Otros grupos de mujeres, como las que tienen antecedentes familiares de cáncer de mama, son más difíciles de identificar como candidatas. Los grupos de expertos recomiendan SERMs o inhibidores de aromatasa para todas las mujeres que están en alto riesgo de cáncer de seno basado en su puntaje en la Herramienta de Evaluación del Riesgo de Cáncer de Seno del Instituto Nacional del Cáncer (para calcular su riesgo, visite www.cancer.gov/bcrisktool).

Sin embargo, la puntuación mínima difiere según la organización:

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (U.S. Preventive Services Task Force) considera que usted está en alto riesgo si su puntaje de riesgo de cáncer de seno de cinco años es de 3% o más.

La Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology) define el alto riesgo como una puntuación de al menos 1.66%.

Aunque entendemos mejor los factores que ponen a las mujeres en mayor riesgo de cáncer de mama y los tratamientos que ayudan a proteger a las mujeres de alto riesgo, no existe un consenso completo sobre qué mujeres deben buscar tratamiento preventivo. «Creo en el valor de los tratamientos para prevenir el cáncer de mama, pero no estoy seguro de dónde comienzan y terminan las fronteras», admite el Dr. Goss. Dada esta incertidumbre, es importante que cada mujer discuta con su médico si los medicamentos para la prevención del cáncer de mama son seguros y razonables para que los tome, dice.

LAS MUJERES QUE YA ESTÁN EN RIESGO DE COÁGULOS DE SANGRE O CÁNCER UTERINO PROBABLEMENTE NO DEBERÍAN TOMAR ESTOS MEDICAMENTOS. También es importante considerar su calidad de vida mientras toma el medicamento. «Típicamente, con la prevención del cáncer de mama, usted está buscando una terapia a largo plazo, por años, en lugar de meses. Cómo se va a sentir durante esos años es importante,» dice el Dr. Goss. AL BLOQUEAR LOS EFECTOS DEL ESTRÓGENO, ESTOS MEDICAMENTOS PUEDEN CAUSAR SÍNTOMAS SIMILARES A LOS DE LA MENOPAUSIA, INCLUYENDO SOFOCOS Y SEQUEDAD VAGINAL.

Los inhibidores de la aromatasa también pueden debilitar los huesos (un efecto secundario que se puede contrarrestar tomando medicamentos bifosfonatos).

Si usted decide tomar uno de estos medicamentos, he aquí una ventaja definitiva: los beneficios para reducir el cáncer continuarán mucho después de que usted deje de tomarlos.

«Si usted toma cinco años de medicamentos para la prevención del cáncer de seno, se queda con un riesgo permanentemente reducido de cáncer de seno», dice el Dr. Goss.

Como siempre aconsejamos, ANTES DE TOMAR ESTOS MEDICAMENTOS ES NECESARIO CONSULTAR CON SU MÉDICO, ¡NO SE AUTOMEDIQUE YA QUE PUEDE CAUSARLE GRAVES DAÑOS A SU SALUD!

Tomado de Harvard Health 2019